Web de turismo de Chinchón

Inicio > Conoce Chinchón > Rutas

Rutas

Ruta de la Laguna de San Juan

Mapa de la ruta de la Laguna de San Juan Descargar mapa de la ruta

 

La ruta que os proponemos en esta ocasión se acerca a uno de los parajes naturales emblemáticos de la comunidad de Madrid: el refugio de Fauna de la Laguna de San Juan, protegido desde 1991. Se trata de un humedal de alrededor de 47 hectáreas de las que 4 corresponden a la lámina de agua y el resto a la vegetación palustre que la rodea y protege. Esta conjunción de agua y vegetación ofrece un refugio idóneo para el asentamiento de avifauna característica de estos ecosistemas palustres.

 

La Laguna, en la zona de influencia del rio Tajuña, se enclava en la base de los cerros yesíferos típicos de la margen izquierda del rio, cerros que también se recorren en la ruta, ofreciendo de esta manera un itinerario que recoge varios ecosistemas: zona palustre, cerros yesíferos y campos de cultivo. Se trata de un recorrido largo de aproximadamente 19 kilometros y medio. Para poder realizarlo se deben de trasladar en coche hasta el pueblo de Villaconejos donde se inicia esta ruta.

 

Al no haber zonas de sombra se recomienda emprender la ruta en días de poco calor. También tendremos en cuenta llevar agua y prismáticos con los que poder observar la avifauna. La ruta comienza y finaliza en Villaconejos, población conocida por sus melones.

Tramo Las Cuestas

 El recorrido comienza en la Plaza Mayor .A la izquierda de la casa consistorial salimos por la calle Santa Ana, que se dirige tras cruzarse con otras calles a la ermita del mismo nombre. Dejamos la ermita a la izquierda y salimos del pueblo por el camino que tenemos enfrente y que se interna entre los cultivos de melón. La pista en buen estado llega hasta un ramal que surge a la izquierda justo antes de una casa de labranza, por el que tenemos que continuar la ruta. Este nuevo camino ascendente tiene un firme en peor estado y en algunos tramos bastante pedregoso. Se trata del camino de Valdezarza y los cerros hacia los que se dirige se conocen como las cuestas, topónimo que encaja perfectamente con la pendiente del terreno. Pero la ascensión termina y el camino describe una serie de curvas para adaptarse a las lomas del terreno, entre olivares y matorral de esparto.

Las golondrinas juguetean con el viento y parecen querer seguirnos en nuestro camino. Continuaremos para descender sin desviarnos nunca del camino principal que seguimos y así llegar a una encrucijada entre cultivos de cereal.

Tramo La Laguna de San Juan

En este cruce debemos seguir recto y continuar por el camino que suavemente asciende entre afloramientos yesíferos en el suelo. Unos metros más adelante dejamos un camino y continuamos ascendiendo hasta avistar las ruinas de la Cubilla , un antiguo cortijo que ha dado nombre a la urbanización en la que enseguida nos adentramos girando a la izquierda en la valla de la primera finca. Comenzaremos un descenso largo y con bastante pendiente. Se llega a un cruce en donde optamos por el camino de la izquierda para continuar bajando, en el siguiente giramos a la derecha y de nuevo a la derecha en el último cruce junto a un transformador de la luz. Salimos de la urbanización y en la pista giramos a la izquierda. Esta pista es la Vereda de la Blanca, vía pecuaria que se prolonga durante bastantes kilometro y que conecta la zona de humedales que quedan entre el cauce del rio Tajuña y los cerros yesíferos que delimitan su cuenca.

Unos metros más adelante un cartel indicativo de la Laguna de San Juan nos señala el camino a seguir. Pasamos por la caseta del Refugio de Fauna en donde un panel nos explica las características más importantes de este enclave natural más adelante encontraremos un observatorio de aves y el desagüe de la Laguna, si no hacemos mucho ruido, podremos observar la gran variedad de aves que habitan la laguna, por lo que resulta esencial llevar unos prismáticos. Unos carteles  nos ayudarán a identificarlos tanto por su aspecto como por la época del en la que nos encontremos.

Dejamos el observatorio y continuamos por la pista entre cultivos de la vega del Tajuña que se adivina gracias al soto ribereño que revela el discurrir del rio a nuestra derecha. A lo largo del camino numerosas aves se cruzarán ante nosotros golondrinas, aviones y abejarucos. Estos últimos se instalan en los cortados de nuestra izquierda. También podremos ver alguna garcilla bueyera y algún aguilucho lagunero. La pista llega a su fin junto a la carretera de Titulcia, en la curva por la que desciende la ruta de los puentes pero nuestro recorrido gira 360º para adentrase en las cerros que se abren a nuestra izquierda.

Tramo La Casa de los Montero

Iniciamos el ascenso a los cerros por un camino que se adivina entre abundante vegetación palustre que tenemos a la izquierda. Al ganar un poco de altura se aclara la senda y pasamos delante de las cuevas del romeral. Se ve claramente como el camino va por la ladera del cerro para poco a poco ir ascendiendo entre abundante matorral de esparto.

Al llegar al final de la vaguada cruzamos a la otra vertiente donde empieza a proliferar la coscoja, matorral con hojas espinosas que forma una densa maraña muy difícil de penetrar son del genero Quercus como se puede comprobar por sus hojas y bellotas. El camino se dificulta debido a las rampas que se han de superar hasta llegar a la cas de los Montero, un viejo caserón semiderruido que domina todo el terreno circundante. Al llegar aquí continuamos por el desvío que desciende a la izquierda, ya que el otro camino acaba en la casa.

Tramo El Balneario de Vilacabras

Descendemos hasta otro camino por el que seguimos a la derecha hacia la finca que tenemos en frente, al llegar a ella continuamos sin desviarnos dejándola a la derecha y tras una corta pero dura pendiente llegamos al punto más alto de la ruta 650 metros desde donde comenzamos a descender de forma muy suave entre campos de cereal, olivares y viñedos sin desviarnos llegamos a otra pista justo bajo una línea de luz, aquí giramos a la izquierda primero y continuamos recto debemos llegar hasta el segundo cruce en donde si se quiere nos podemos acercar hasta la cercana fuente de villacabras, un manantial de agua que en su día dio pie a la creación de un balneario por sus cualidades curativas. Para llegar a él debemos girar a la izquierda en esta cruce hacia las ruinas y los árboles que se aprecian a lo lejos y continuar por el camino que unos metros más allá se desvía a la izquierda de nuevo para alcanzar la fuente semioculta bajo una higuera. Un poco más abajo se encuentran las cuevas inundadas de un agua cristalina que abastecía al balneario situado en lo alto y del que sólo quedan los cimientos. Todo ello con abundante vegetación palustre que aprovecha la presencia permanente de agua para desarrollarse.

Regresamos por el mismo camino y en el cruce continuamos sin desviarnos. En el caso de no habernos acercado a la fuente, el desvío en el cruce debió ser a la derecha. De igual forma el camino nos llevara directo a Villaconejos pasando un poco antes de llegar al pueblo por delante de la cueva de los Frailes, en donde la inscripción de la portada nos indica que se construyo hace más de dos siglos.

Entramos en el pueblo bajo la torre de la telefónica móvil por la calle Bayona y seguimos sin desviarnos hasta la Plaza de la Alegría, desde aquí ya se ven las torres de la Iglesia, hacia donde nos dirigimos por la calle del mismo nombre y que tras pasar junta a ella desemboca en la Plaza Mayor donde finalizaremos el recorrido.